lunes, 3 de diciembre de 2007

DIFERENTES TEORÍAS SOBRE LA ADQUISICIÓN DEL LENGUAJE

A continuación explicamos las principales teorías sobre la adquisición del lenguaje, que nos dieron autores tan importantes como: N. Chomsky, Jean Piaget, Lev Vigotsky y Jerome S. Bruner.
Chomsky: La teoría de Chomsky acompaña al estructuralismo contemporáneo, es una teoría de carácter racionalista. Chomsky afirma que “la adquisición de la lengua es en gran parte asunto de maduración de una capacidad lingüística innata, maduración que es guiada por factores internos, por una forma de lenguaje innata que se agudiza, diferencia y alcanza una realización específica a través de la experiencia”. Este autor proclama que el lenguaje es un "órgano mental" con una determinación cuasi-biológica. El entendimiento o la cognición no tienen ningún papel en la aparición del lenguaje, controlado, según él, por mecanismos específicos de la naturaleza innata.
Por tanto, se puede resumir su teoría en tres puntos:
1. El niño aprende su lengua nativa con extraordinaria facilidad y rapidez, y emite y comprende, de manera ilimitada, mensajes que nunca antes había escuchado.
2. Existe en el niño, por lo tanto, una “gramática interiorizada”, una estructura profunda que lo habilita para hacer un uso creativo del lenguaje.
3. Esto explica la existencia de unos universales lingüísticos, comunes a todas las lenguas.
PIAGET: Este autor entra dentro de las teorías cognitivistas y su explicación sobre la adquisición del lenguaje es la de mayor trascendencia. Para Piaget, la función simbólica o semiótica está en los orígenes del lenguaje en el niño y se desarrolla previamente al fenómeno lingüístico. Los juegos simbólicos, la imagen gráfica y la imitación diferida son ejemplos donde lo lingüístico pasa a ser parte de una capacidad más amplia, la función simbólica. Según este autor, la inteligencia es anterior al lenguaje, el cual, una vez adquirido, va a servir a lo cognitivo. “Existe una función simbólica más amplia que el lenguaje y que incluye, además de los signos verbales, los símbolos en sentido estricto”.
Piaget afirma la primacía de lo cognitivo sobre el desarrollo de la comunicación y el lenguaje. Él piensa que, al final del estadio sensoriomotor el niño, a través de la cordinación y la diferenciación de los esquemas sensoriomotores, construye la capacidad de representar los objetos, sucesos, personas, etc.
VIGOTSKY: Este autor cree que tanto en el niño como en el adulto la función primaria del lenguaje es la comunicación, el contacto social, y en este sentido, las formas más primitivas del lenguaje infantil son también sociales. Esto se opone a la teoría de Piaget, ya que no cree que en la diferencia entre los dos tipos de lenguaje (egocéntrico y socializador) de este otro autor.
Afirma que lenguaje y pensamiento proceden de raices diferentes. Así, el lenguaje verbal humano sería el resultado de dos raíces distintas, una natural y otra sociocultural. Vygotsky demostró que el niño en su primera infancia construye en su interacción con el medio físico esquemas representativos, y en su interacción con el medio social, esquemas comunicativos. El lenguaje propiamente dicho resulta de la fusión de estas dos líneas de desarrollo, y en el proceso de interiorización, el lenguaje toma el control de las facultades mentales del hombre para convertirse en pensamiento.
La tesis de Vigotsky no se limita a la primacía de lo cognitivo sobre lo lingüístico, sino que va más allá y afirma la solidaridad de ambos desarrollos. Desarrollo cognitivo y desarrollo lingüístico, cada uno con sus mecanismos propios y específicos, forman una unidad, de modo que dependen uno del otro. Manifiesta que lo individual (representación) y lo colectivo (comunicación) no se pueden separar en la explicaciíon de la ontogénesis.
BRUNER: Este autor afirma, que desde el nacimiento, el bebé es capaz de realizar las distintas conductas que subyacen a un acto intencionalmente comunicativo, pero que es incapaz de secuenciarlas adecuadamente en relación a un objeto. No se arriesga a caracterizar la intencionalidad como innata, pero sí apuesta porque lo decisivo en el establecimiento de la intención comunicativa es el hecho de que los adultos tratan todas las conductas infantiles cómo si ya fueran intencionales.
Bruner no le presta importancia a si fue primero lo lingüístico, o primero lo cognitivo, puesto que prefiere considerarlos como dos procesos simultáneos, coincidentes. Es imposible hablar de un desarrollo cognitivo disociado del desarrollo del lenguaje, así como tampoco es posible disociar el lenguaje de la influencia que sobre él ejerce el medio.

1 comentario:

Eduardo Perez dijo...

Muchas gracias por la información me sirvió mucho ademas me sirvió para otras búsquedas en Internet sobre los mismos temas y me hizo retomar mis libros y apuntes :) muy buen tema.